La turquesa es una piedra sanadora muy eficaz que ofrece bienestar al cuerpo y espíritu. Es una piedra protectora que ha sido usada como amuleto desde tiempos remotos. Fomenta la sintonía espiritual y potencia la comunicación con los mundos físico y espiritual.
Puesta sobre el tercer ojo potencia intuición y, sobre el chacra garganta, libera inhibiciones y prohibiciones. Es una piedra de purificación, disipando las energías negativas y la bruma electromagnética y alinea todos los chacras con los cuerpos sutiles.
Psicológicamente es una piedra que fortalece y, mentalmente infunde calma interna a la vez que te mantiene alerta. A nivel emocional estabiliza las alteraciones del estado de ánimo aportando calma interna.
Puedes usarla colocándola en cualquier lugar pero será especialmente útil sobre la garganta, tercer ojo o plexo solar. Además, como elixir, es fantástica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *